Inicio

    Social Items


Ayer se anunció un gran acuerdo entre Nestlé y Starbucks. Nestlé pagará 7150 millones de dólares para poder tener el derecho de vender los productos de Starbucks por todo el mundo. Hasta este momento sólo se podría comprar el café de la marca Starbucks en algunas máquinas de vending o aeropuertos, a parte de la red de 28000 cafeterías que tiene Starbucks a nivel mundial. La idea de Nestlé es distribuir la marca Starbucks por supermercados y bares. 

La venta de productos de la marca Starbucks fuera de su red de cafeterías supone menos del 10% de sus ingresos. Nestlé quiere multiplicar los ingresos de este sección de Starbucks valiéndose de su red de distribución mundial. Con el acuerdo Nestlé busca expandirse también en EE.UU donde no ha tenido demasiado éxito.

Dos grandes líderes y un actor en medio

Los dos líderes a nivel mundial en el sector del café premium para el hogar, Nestlé y Keurig Green Mountain, van a tener algo en común y es su relación con Starbucks. En 2013 Keurig firmo un acuerdo de ampliación con Starbucks por cinco años para distribuir sus productos fuera de las cafeterías. Starbucks no recibió dinero a cambio como si ha ocurrido en esta ocasión, si bien es cierto que el acuerdo con Nestlé es a perpetuidad.

Starbucks cambia a Keurig por Nestlé y podría salir ganando ya que a parte de dinero, gana una red de distribución mucho más extensa a nivel mundial. Creo además que Nestlé se mimetiza más con Starbucks porque tienen marcas más caras y enfocadas a un consumidor de mayor poder adquisitivo. Keurig sin embargo vende a precios más asequibles que probablemente no sea el mercado objetivo de Starbucks.

Unir las marcas de Starbucks con Nespresso o Nescafé va a ser una garantía de éxito y va a crear un liderazgo a nivel mundial duradero en el tiempo.  La experiencia al consumidor que transmite Starbucks en sus cafeterías es algo difícil de replicar. Por otro lado, el poder de marca de Nestlé y hablar de la primer empresa a nivel mundial de alimentación hará que sea difícil discutir el liderazgo en este sector durante los próximos años.

Recompra masiva de acciones

Starbucks no necesita el dinero ya que tiene un balance bastante saneado y actualmente tiene más de 2500 millones de dólares de caja y una deuda bastante reducida para su nivel de flujos monetarios. Es por ello que ha anunciado que hasta 2020 repartirá 20000 millones de dólares a sus accionistas en forma de recompra de acciones y dividendos.

A pesar de la gran noticia la cotización de Starbucks prácticamente se mantuvo plana durante el día de ayer y cayó levemente un 0,40%. Según se comenta hay dudas sobre la necesidad que tiene Starbucks de vender su negocio de productos para el hogar cuando es un segmento con grandes margenes. El análisis podría ser equivocado ya que Starbucks necesita un socio para distribuir sus productos como Keurig o Nestlé. Starbucks es una empresa de cafeterías que gracias a su popularidad ha creado una gran marca, pero no tiene capacidad para distribuir sus productos en los supermercados y en formato para el hogar. También hay que tener en cuenta que Nestlé es posible que tenga que pagar royalities, algo que no se ha desvelado, de la misma forma que también paga a Haagen-dazs que firmó un acuerdo similar con Nestlé.

Un empresa sin competencia

Starbucks hoy en día es una empresa sin competencia a nivel global en el sector de las cafeterías premium. La otra gran cadena de cafeterías, Tim Hortons, que por cierto acaba de llegar a España, no supone ningún peligro como se ha afirmado en algunos medios de comunicación. Tampoco Mcdonald´s que entró con fuerza en el sector de los desayunos.

La razón es muy simple. Tanto Tim Hortons como Mcdonald´s son empresas constituidas como cadenas de comida rápida. Es decir, donde lo más importante es primar la eficiencia, ofrecer productos baratos que puede consumir todo el mundo y un servicio rápido.

Starbucks sin embargo busca primar la experiencia del consumidor. Está pensado para que los clientes se queden mucho tiempo en el local y ofrecer algo completamente diferente a lo que puede aportar una empresa de comida rápida. Los clientes de clase media-alta no van a cambiar el Starbucks por un   Mcdonald´s básicamente porque no es lo que están buscando.

Hace unos años Starbucks intento hacer más eficiente su red de cafeterías y tuvo un período muy complicado. Howard Schultz tuvo que volver a la compañía y recuperar la esencia de la marca. El olor a café, el sonido de la cafeteras y la atención personalizada. Starbucks no puede implementar algunos de los principios de eficiencia de las cadenas de comida rápida ya que podría volver a tener problemas.

A nivel global, no hay ninguna empresa que le pueda hacer sombra a Starbucks hoy en día pero si es cierto que a nivel local han surgido imitadores de su modelo de negocio. En España tenemos a Costa Cafe que está aplicando las enseñanzas de Starbucks en su red de cafeterías. Espacios amplios y locales en buenas zonas de las ciudades. La realidad es que es difícil desbancar a Starbucks intentando hacer exactamente lo mismo. Pueden tener un cierto éxito en algunas ciudades pero es muy complicado que supongan una amenaza real para Starbucks. Hasta en el logo y la entrada de Costa Cafe se ve la influencia de Starbucks.



En el fondo lo que buscan estas empresa es recordar a Starbucks. Así es el poder de marca de esta empresa hoy en día. Con el acuerdo con Nestlé vamos a tener a Starbucks en una posición dominante de este sector durante los próximos años, esa podría ser la conclusión. No sólo eso, sino que además le 
quedan bastantes lugares para expandir su red de cafeterías. En Asia y en Europa la red de cafetería de Starbucks no están muy extendidas al contrario que en EE.UU donde es posible que el crecimiento este más limitado.

Análisis del acuerdo Starbucks-Nestle


Ayer se anunció un gran acuerdo entre Nestlé y Starbucks. Nestlé pagará 7150 millones de dólares para poder tener el derecho de vender los productos de Starbucks por todo el mundo. Hasta este momento sólo se podría comprar el café de la marca Starbucks en algunas máquinas de vending o aeropuertos, a parte de la red de 28000 cafeterías que tiene Starbucks a nivel mundial. La idea de Nestlé es distribuir la marca Starbucks por supermercados y bares. 

La venta de productos de la marca Starbucks fuera de su red de cafeterías supone menos del 10% de sus ingresos. Nestlé quiere multiplicar los ingresos de este sección de Starbucks valiéndose de su red de distribución mundial. Con el acuerdo Nestlé busca expandirse también en EE.UU donde no ha tenido demasiado éxito.

Dos grandes líderes y un actor en medio

Los dos líderes a nivel mundial en el sector del café premium para el hogar, Nestlé y Keurig Green Mountain, van a tener algo en común y es su relación con Starbucks. En 2013 Keurig firmo un acuerdo de ampliación con Starbucks por cinco años para distribuir sus productos fuera de las cafeterías. Starbucks no recibió dinero a cambio como si ha ocurrido en esta ocasión, si bien es cierto que el acuerdo con Nestlé es a perpetuidad.

Starbucks cambia a Keurig por Nestlé y podría salir ganando ya que a parte de dinero, gana una red de distribución mucho más extensa a nivel mundial. Creo además que Nestlé se mimetiza más con Starbucks porque tienen marcas más caras y enfocadas a un consumidor de mayor poder adquisitivo. Keurig sin embargo vende a precios más asequibles que probablemente no sea el mercado objetivo de Starbucks.

Unir las marcas de Starbucks con Nespresso o Nescafé va a ser una garantía de éxito y va a crear un liderazgo a nivel mundial duradero en el tiempo.  La experiencia al consumidor que transmite Starbucks en sus cafeterías es algo difícil de replicar. Por otro lado, el poder de marca de Nestlé y hablar de la primer empresa a nivel mundial de alimentación hará que sea difícil discutir el liderazgo en este sector durante los próximos años.

Recompra masiva de acciones

Starbucks no necesita el dinero ya que tiene un balance bastante saneado y actualmente tiene más de 2500 millones de dólares de caja y una deuda bastante reducida para su nivel de flujos monetarios. Es por ello que ha anunciado que hasta 2020 repartirá 20000 millones de dólares a sus accionistas en forma de recompra de acciones y dividendos.

A pesar de la gran noticia la cotización de Starbucks prácticamente se mantuvo plana durante el día de ayer y cayó levemente un 0,40%. Según se comenta hay dudas sobre la necesidad que tiene Starbucks de vender su negocio de productos para el hogar cuando es un segmento con grandes margenes. El análisis podría ser equivocado ya que Starbucks necesita un socio para distribuir sus productos como Keurig o Nestlé. Starbucks es una empresa de cafeterías que gracias a su popularidad ha creado una gran marca, pero no tiene capacidad para distribuir sus productos en los supermercados y en formato para el hogar. También hay que tener en cuenta que Nestlé es posible que tenga que pagar royalities, algo que no se ha desvelado, de la misma forma que también paga a Haagen-dazs que firmó un acuerdo similar con Nestlé.

Un empresa sin competencia

Starbucks hoy en día es una empresa sin competencia a nivel global en el sector de las cafeterías premium. La otra gran cadena de cafeterías, Tim Hortons, que por cierto acaba de llegar a España, no supone ningún peligro como se ha afirmado en algunos medios de comunicación. Tampoco Mcdonald´s que entró con fuerza en el sector de los desayunos.

La razón es muy simple. Tanto Tim Hortons como Mcdonald´s son empresas constituidas como cadenas de comida rápida. Es decir, donde lo más importante es primar la eficiencia, ofrecer productos baratos que puede consumir todo el mundo y un servicio rápido.

Starbucks sin embargo busca primar la experiencia del consumidor. Está pensado para que los clientes se queden mucho tiempo en el local y ofrecer algo completamente diferente a lo que puede aportar una empresa de comida rápida. Los clientes de clase media-alta no van a cambiar el Starbucks por un   Mcdonald´s básicamente porque no es lo que están buscando.

Hace unos años Starbucks intento hacer más eficiente su red de cafeterías y tuvo un período muy complicado. Howard Schultz tuvo que volver a la compañía y recuperar la esencia de la marca. El olor a café, el sonido de la cafeteras y la atención personalizada. Starbucks no puede implementar algunos de los principios de eficiencia de las cadenas de comida rápida ya que podría volver a tener problemas.

A nivel global, no hay ninguna empresa que le pueda hacer sombra a Starbucks hoy en día pero si es cierto que a nivel local han surgido imitadores de su modelo de negocio. En España tenemos a Costa Cafe que está aplicando las enseñanzas de Starbucks en su red de cafeterías. Espacios amplios y locales en buenas zonas de las ciudades. La realidad es que es difícil desbancar a Starbucks intentando hacer exactamente lo mismo. Pueden tener un cierto éxito en algunas ciudades pero es muy complicado que supongan una amenaza real para Starbucks. Hasta en el logo y la entrada de Costa Cafe se ve la influencia de Starbucks.



En el fondo lo que buscan estas empresa es recordar a Starbucks. Así es el poder de marca de esta empresa hoy en día. Con el acuerdo con Nestlé vamos a tener a Starbucks en una posición dominante de este sector durante los próximos años, esa podría ser la conclusión. No sólo eso, sino que además le 
quedan bastantes lugares para expandir su red de cafeterías. En Asia y en Europa la red de cafetería de Starbucks no están muy extendidas al contrario que en EE.UU donde es posible que el crecimiento este más limitado.